Si aún no utilizas un Espacio de Coworking y tú o tus trabajadores trabajan desde casa quizás sea hora de que reconsideres si le esta haciendo un bien a tu negocio.

El avance en las herramientas de colaboración y comunicación en línea han dado como resultado el trabajo remoto y este se está volviendo cada vez más común. El número de trabajadores con sede en México que trabajan desde casa se ha duplicado en los últimos 15 años.

Trabajar desde casa ofrece muchos beneficios tanto a empleados como a empresas: los trabajadores ganan flexibilidad, evitan desplazamientos prolongados y se mantienen libres de distracciones que hay en una oficina. Mientras que las empresas ahorran en costos de administración y pueden obtener los mejores talentos de cualquier parte del mundo.

Sin embargo, estos programas de trabajo remoto presentan un inconveniente notable. Este tipo de trabajo a menudo impide que las organizaciones creen y solidifiquen la cultura de su empresa. Esta es fomentada en gran parte por los empleados que se unen y participan en actividades de formación de equipos y reuniones de la división o de toda la compañía. Por lo que tener equipos inconexos puede hacer que sea difícil de lograr.

Cuando los trabajadores se identifican claramente con los valores de una empresa, se comprometen con su trabajo. El compromiso es clave en el lugar de trabajo de hoy.

1 – Compañeros y equipos silenciados entre sí

Cuando los empleados trabajan principalmente desde su hogar, es probable que solo interactúen con sus colegas por correo electrónico y llamadas ocasionales. El Trabajo remoto no es propicio para estableces relaciones significativas con sus compañeros de trabajo a comparación de compartir un mismo espacio.

2 – Sentimientos de aislamiento entre trabajadores remotos

Aunque trabajar desde el hogar puede facilitar el trabajo en un inicio, en realidad puede ser perjudicar para la salud mental. Los seres humanos somos criaturas sociales y trabajar sin ver a nadie puede resultar en que los trabajadores se sientan aislados.

3 – Es más difícil fomentar el entusiasmo para construir y hacer crecer una empresa

Lo importante es lograr que los empleados se apasionen con el trabajo que realizan; la pasión inspiradora en un equipo disperso no es imposible, pero ciertamente no es fácil de lograr. Es difícil estimular el entusiasmo por su servicio o producto sin un amplio compromiso social, ya que es difícil expresar digitalmente su espíritu elevado.