Muchos ya están familiarizados con las formas en que los Espacios de Coworking han renovado las oficinas corporativas típicamente congestionadas del pasado. El atractivo y el éxito de los espacios compartidos se reducen al intercambio de conocimientos que se produce cuando las personas en diversas formas de empleo comparten un espacio de trabajo y aprovechan el aire exaltado de la creatividad, así como la convivencia económica y conveniente.

El impacto positivo del coworking, sin embargo, se extiende más allá de las paredes de estos espacios a la economía local y la sociedad en general.

Elimina los Obstáculos Financieros

Los Espacios de Coworking eliminan los obstáculos para la recaudación de fondos. Las personas que desean iniciar sus propios negocios se han visto desalentadas por los tremendos costos generales que se requieren para hacerlo, pero el Coworking crea una economía de intercambio que hace que estos esfuerzos sean económicamente alcanzables. Los Espacios Coworking ofrecen paquetes flexibles con servicios y recursos compartidos. Lo que permite a los propietarios de pequeñas empresas concentrarse en hacer que sus operaciones despeguen, en lugar de preocuparse por la recaudación de fondos o el pago de deudas.

Para unirte a un Espacio de Coworking no tienes que firmar un contrato de arrendamiento largo, pagar un depósito de alquiler y aun tener una escalada en su alquiler cada año. Los espacios de Coworking generalmente operan en forma mensual de pago por uso.

No hay necesidad de gastar una fortuna en muebles de oficina y una atractiva decoración de lujo. Todo está hecho para ti en estos espacios. Solo debes traer tu computadora portátil y estás listo para trabajar. No debes pagar por una infraestructura costosa, ya que todo está conectado. Contarás con internet de alta velocidad, todo a tu alcance como lo es lo informático.

Si tienes una reunión importante o debes hacer una videoconferencia, se te ofrece una sala de reuniones totalmente equipada con lo último en telecomunicaciones, instalaciones de videoconferencia y proyectores. Todo lo que tienes que hacer es reservar la habitación.

No hay tarifas, electricidad, facturas de agua. Todo está incluido en el paquete que elijes para registrarte. Puedes elegir trabajar en un espacio colectivo de plano abierto o, si necesitas privacidad, un stand privado equipado con conexiones para computadoras portátiles.

No hay necesidad de pagar por una recepcionista, eso ya está resuelto. Los espacios coworking también cuentan con una gama de servicios empresariales disponibles, como mensajería y almacenamiento.

Por último, si cuentas con reuniones con clientes que deseas impresionar, no hay necesidad de desembolsar una fortuna en restaurantes. El área de trabajo cuenta con excelente café y comidas ligeras.